• Home »
  • Principales »
  • BB King duerme blues eterno; su legado era ya inmortal; se presentó tres veces en el Auditorio Nacional

BB King duerme blues eterno; su legado era ya inmortal; se presentó tres veces en el Auditorio Nacional

BB King duerme blues eterno; su legado era ya inmortal; se presentó tres veces en el Auditorio Nacional

Ricardo Palacios, @ricpal40, @mexicoenlared

Ciudad de México. El Rey del Blues se fue de este mundo el jueves 14 de mayo “tranquilito”, mientras dormía, a los 89 años, en su casa de Las Vegas, informó su abogado Brent Bryson.

Retirado desde finales de los 80, con apariciones públicas muy esporádicas, debido a la diabetes que padecía, la leyenda del blues vio deteriorada su salud en el último año. Incluso, en octubre pasado (2014) se desmayó durante un concierto en Chicago. Las imágenes difundidas por los medios le dieron la vuelta al mundo; sin embargo, de ninguna manera serán el referente de esta figura de la música de todos los tiempos.

Junto a Albert King y Freddie King fue considerado como uno de los “Tres Reyes del Blues” y se destacó por su estilo de ejecutar solos de guitarra basados en cuerdas dobladas y vibratos que se convirtieron en referente de todos, sí, todos, los guitarristas de blues eléctrico que le siguieron por sus acercamientos con Blind Lemon Jefferson, T-Bone Walker y sus “experimentos” en la fusión con el jazz, el swing e incluso el pop. Grabó con Eric Clapton y por todos sus contemporáneos fue considerado el maestro.

En todas, también, reitero, todas las listas de los “expertos” y “conocedores” (muchos de ellos jamás pulsaron una guitarra y mucho menos tocaron blues) BB King aparece entre los primeros mejores guitarristas de todos los tiempos, el lugar es lo de menos, y quienes lo clasificaron, mucho menos.

Lo “distinguieron” en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 1987. Su guitarra eléctrica Gibson ES-335, bautizada por él “Lucille” y famosa porque la rescató de un incendio en el que puso en riesgo su vida, también da nombre a una línea creada por la marca Gibson en 1980.

 

Lucille, la guitarra del maestro

 

King llegó a presentarse hasta en 300 conciertos anuales durante la década de los años setenta; es decir, casi uno diario, en los que ofrecía sus acordes apasionados y sus más sentidas letras. Ganó 15 premios Grammy. Y, agregaría, seguramente muchísmo dinero, pero todo eso es absolutamente marginal.

Son sólo un cúmulo de datos que de una u otra forma fueron, son y serán redactados por quienes hicieron la nota o escribirán del caso y estoy seguro que la mayoría de ellos (los datos), casi todos, los sabíamos.

Pero quizá no muchos estén enterados que B.B. King se presentó en tres ocasiones en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México y menos todavía los que ahí estuvimos. La primera, sólo él, fue el 8 y 9 de mayo de 1978 y luego como parte del Primer Festival de Blues y Jazz de la Ciudad de México (y único de esa magnitud), realizado del 6 al 8 de abril de 1992, en el cual compartió escenario con figuras como Al Jarreau, George Benson, Bradford Marsalis, Stanley Clarke, Al Di Meola, Ray Charles y Chuck Berry. El primer concierto del festival se tituló La noche de las guitarras de blues.

Ese mismo año se realizó el Segundo Festival de Blues y Jazz de la Ciudad de México, el 4 de octubre de 1992, B.B. King volvió a participar, esta vez junto a músicos como Chick Corea, John Patitucci, Herbie Hancock, Wayne Shorter y Ron Carter. Grandes figuras, pero no de la talla del anterior, por ello lo de “único de esa magnitud”.

El tiempo es implacable y el paso por la vida efímero, pero hay quienes en ese lapso dejan un gran legado que será recordado, quizá, por las eternidades. Estoy convencido que BB King, es uno de ellos.

Hasta siempre “Rey”.

Los preparativos para su funeral e interminables e insufribles homenajes ya están en marcha.

Ver video

 

Ve otro video