• Home »
  • Cultura »
  • Cine de Luis Buñuel, analizado por Aurelio de los Reyes, en la Cineteca Nacional

Cine de Luis Buñuel, analizado por Aurelio de los Reyes, en la Cineteca Nacional

Cine de Luis Buñuel, analizado por Aurelio de los Reyes, en la Cineteca Nacional

Ciudad de México. Para Aurelio de los Reyes, doctor en Historia y en Letras, Luis Buñuel rompió con los surrealistas porque era un grupo muy cerrado, cambiando de lenguaje cinematográfico para llegar a un público más amplio.

En su conferencia “El aprendizaje de Buñuel”, impartida en la Cineteca Nacional, De los Reyes explicó el proceso de Buñuel para dejar el cine vanguardista, aprender a hacer cine comercial y, finalmente, convertirse en “el gran Buñuel”, transformación que se perfeccionó con la realización de películas en México.

La etapa surrealista de Buñuel se conforma de sus tres primeras películas: “Un perro andaluz” (1929), “La edad de oro” (1930) y “Las Hurdes: Tierra sin pan” (1933).

De acuerdo con el investigador emérito de la UNAM, el periodo estuvo basado en la pulsión sexual del ser humano e intentaba representar cómo ésta se veía frustrada por las convenciones sociales y las instituciones.

Antes de mudarse a México, el cineasta realizó cinco películas para Filmófono, empresa cinematográfica española, que marcaron el inicio de su intento por hacer cine comercial, indicó el experto, según declaraciones difundidas por la Cineteca.

Y aunque Buñuel negó la autoría de esas películas, comentó el historiador, estas producciones se caracterizaron por incluir números musicales de zarzuela que detenían la acción y cuya incidencia en el desarrollo dramático era casi nula.

La tendencia musical del director continuó en “Gran casino” (1947), su primera película mexicana, en la que logró usar todas las convenciones del cine popular que ya había probado en su trabajo para Filmófono. Adicionalmente, en México también aprendió a utilizar el estilo que pusieron en boga los directores italianos: el neorrealismo.

“Buñuel reniega del neorrealismo. Dice que le parece inmoral, que es muy sensiblero y que nada tiene que ver con él (…) sin embargo, el neorrealismo italiano tuvo un impacto muy directo en su obra. Por ejemplo, en ´Los olvidados´ (1950)”, compartió.

El experto agregó que además de conciliar las peculiaridades del cine comercial con la corriente neorrealista, Luis Buñuel tuvo que aprender a dirigir a sus actores para que dejaran de apoyarse exclusivamente en el diálogo y pudieran expresarse a través de la acción.

El alma humana se va a reflejar a través de las acciones de los personajes (…) y todo eso lo tuvo que disciplinar a lo largo de 30 años hasta llegar a -Viridiana- (1961)”, comentó.

El becario Guggenheim consideró que “Viridiana” es la obra cumbre de la evolución de Luis Buñuel porque logra conmover al público sin necesidad de tanto diálogo y lo hace con actores dirigidos “con sentido cinematográfico y no con sentido teatral”.

Al concluir su ponencia, Aurelio de los Reyes presentó la proyección de “El gran calavera” (1949).

El ciclo de conferencias “Miradas al cine mexicano” continúa el día 12 de agosto con “Escenógrafos y directores de arte del cine mexicano”, a cargo de Elisa Lozano. Posteriormente, se proyectará la película “Pedro Páramo” (1966), de Carlos Velo.