Epilepsia: un problema médico y social: Dra. Lilia Núñez Orozco

Epilepsia: un problema médico y social: Dra. Lilia Núñez Orozco

Ciudad de México. La epilepsia, tan antigua como el ser humano, es un padecimiento neurológico muy frecuente que afecta entre 1% y 2% de la población mundial, y en 75 % de los casos se presenta por primera vez en la niñez o en la adolescencia (antes de los 20 años), asegura la doctora Lilia Núñez Orozco, Presidenta del Capítulo Mexicano del Buró Internacional para la Epilepsia (IBE), Vicepresidenta del Comité Ejecutivo Internacional del IBE

Jefe del Servicio de Neurología del CMN 20 de Noviembre, ISSSTE.

La epilepsia se define como la presentación crónica y repetida de crisis o ataques, los cuales son desencadenados por descargas eléctricas anormales que se originan en el cerebro, tienen características variadas y causas diversas.

El cerebro tiene muchas funciones: ver, oír, percibir olores, sabores y sensaciones de todo el cuerpo; controlar los movimientos de todo el cuerpo y las funciones de todos los órganos, así como pensar, tener emociones y hablar.

Dependiendo de la función que desempeña el sitio de origen de la descarga eléctrica anormal, será la manifestación de la crisis, muchas de las cuales son sólo percibidas por quien padece el problema, pero de otras pueden darse cuenta quienes les rodean. Todos los  tipos de crisis tienen como característica común su inicio brusco, su corta duración (pocos segundos a 3-5 minutos)  y su rápida recuperación, para repetirse igual en otro momento impredecible.

Una de las manifestaciones más conocidas es la crisis generalizada tónico-clónica, que se caracteriza por pérdida brusca de la conciencia y caída, rigidez de todo el cuerpo durante unos segundos seguida de sacudidas rítmicas de las cuatro extremidades, salivación abundante, respiración ruidosa, mordedura de la lengua y pérdida del control de la vejiga y el recto que hace que la persona se orine o defeque en su ropa. La crisis no dura  más de tres minutos y finaliza cuando el cerebro frena la descarga anormal y permite la recuperación gradual de la persona, que durante un rato se muestra confundida, no sabe lo que le sucedió, está muy agotada por la actividad muscular intensa que significó la crisis, le duele la cabeza y el cuerpo y le da sueño.

Qué hacer en caso de una crisis epiléptica generalizada tónico-clónica

Cuando alguien tiene un ataque de esta naturaleza, necesita ser auxiliado correctamente:

  1. Despejar el área para evitar que la persona se lastime
  2. Aflojarle la ropa si la lleva apretada
  3. Proteger la cabeza con una prenda doblada y colocar a la persona de lado para evitar que se ahogue con las flemas y salivación excesivas que la crisis produce.
  4. NO introducir los dedos ni ningún objeto dentro de la boca de la persona, pues lejos de protegerle la lengua, pueden lastimarle más o romperle los dientes.

Al terminar la crisis se debe permitir que la persona se recupere. Durante los momentos en que se encuentre confundida se le debe tranquilizar con suavidad,  y luego permitirle que repose hasta que se sienta bien de nuevo.

¿Qué hacer cuando se tiene una crisis por primera vez?

Cuando alguien padece algún tipo de crisis epiléptica por primera vez es necesario consultar a un especialista en Neurología, quien debe hacer un diagnóstico correcto y buscar una posible causa con estudios especiales. Frecuentemente la causa es una lesión antigua producto de algún problema ocurrido durante el nacimiento, o es la cicatriz de algún golpe fuerte en la cabeza, entre otras situaciones para las cuales no es factible hacer un tratamiento dirigido, aunque en otros casos puede haber parásitos en el cerebro o un tumor, que ameritan un tratamiento especial.

En cualquiera de los casos es necesario proporcionar tratamiento con medicamentos para frenar las descargas anormales que originan las crisis y evitar que vuelvan a presentarse. Para lograr ese objetivo el paciente debe tomar el tratamiento por varios años a las dosis adecuadas, con un horario puntual y cuidarse de situaciones que favorecen las crisis, como desvelarse o fatigarse en exceso, hacer ayunos prolongados o ingerir bebidas alcohólicas.

La cantidad de medicamentos se ha ido incrementando paulatinamente como producto de la investigación en muchos países, por lo que contamos con un buen número de medicamentos antiepilépticos para elegir el mejor en cada caso, lo cual significa que sea efectivo y controle al 100% las crisis sin producir efectos colaterales. Un tratamiento bien elegido puede controlar de primera instancia a un 50% de los pacientes, otro 10% mejorará con un segundo intento y con una combinación adecuada el número de pacientes controlados puede llegar al 70%. El 30% restante padece algún tipo de epilepsia de difìcil control y amerita la aplicaciòn de otros tratamientos, como el quirúrgico.

Aceptación del padecimiento

Padecer epilepsia es muy difícil de asumir porque desde la antigüedad se ha tenido el falso concepto de que es un fenómeno sobrenatural, castigo divino o posesión demoníaca o por un espíritu, por lo que se le llamó “la enfermedad sagrada”, cuando en realidad es una enfermedad física como cualquier otra. Los conceptos erróneos sobre el padecimiento hacen sentir muy mal a la persona sobre todo si es objeto de discriminación y rechazo injustificados, como sucede frecuentemente. Las personas con epilepsia tienen las mismas capacidades y derechos que todos, por lo cual pueden acudir a la escuela, realizar prácticamente cualquier tipo de trabajo, formar una familia y disfrutar de una buena calidad de vida.

Las personas interesadas en conocer más acerca de la epilepsia pueden visitar el sitio web www.epilepsiahoy.com y acudir a las sesiones informativas del Grupo “Aceptación” de Epilepsia (GADEP), que se reúne de 9 a 13 hs en el auditorio del CMN 20 de Noviembre el primer sábado de cada mes.

Además de estas actividades, tratamos de llevar la información sobre la epilepsia a otros foros, por lo que programamos un simposio informativo titulado  Epilepsia, un problema médico y social, que se llevará a cabo en el Auditorio de la Universidad Olmeca de Villahermosa, Tab. el viernes 25 de agosto de 8:30 a 14 horas, dirigido a trabajadores de la salud, profesores, personas con epilepsia, sus familiares y público en general, sin costo.

 

Contactos: www.epilepsiahoy.com, lilianuor@yahoo.com, o al teléfono 52003474