• Home »
  • México »
  • Golpe brutal a la democracia al aprobar leyes contra candidatos independientes: Encinas

Golpe brutal a la democracia al aprobar leyes contra candidatos independientes: Encinas

Ciudad de México. El senador Alejandro Encinas Rodríguez consideró como un golpe brutal a la democracia y a la participación ciudadana organizada, la aprobación en los Congresos locales de Chihuahua, Veracruz y Tamaulipas, leyes con trabas prácticamente insuperables para los candidatos independientes a partir de los comicios de 2016.

Este hecho representa sin duda la imposición de la partidocracia y sobre todo el temor de perder las prebendas, los salarios millonarios para funcionarios, de los beneficios en el Presupuesto de Egresos y de manera particular, los territorios que históricamente han sido dominados por un sistema de partidos anquilosado y corrupto, enfatizó el legislador.

El mapa político resultado de las elecciones del 7 de junio, evidenció el hartazgo ciudadano de ser sometido a votar por candidatos totalmente ajenos a los intereses de la sociedad, de candidatos reciclados, que se mueven en la opacidad o de chapulines que pasan de un partido a otro, atendiendo sólo a las ganancias de los grupos políticos que los han colocado en esa posición.

El senador Encinas Rodríguez enfatiza que el ejemplo contundente de este cambio en la decisión ciudadana lo representa, Jaime Rodríguez Calderón, mejor conocido como “El Bronco”, que gobernará Nuevo León, considerado como un bastión del priísmo.

Si la reforma política que permitió la entrada de la ciudadanía independiente en la lucha por los puestos de elección popular vino acompañada de un intenso trabajo legislativo, de debates interminables y de alguna manera se consideró un proceso de madurez política; lo que sucedió en los Congresos de Chihuahua, Veracruz y Tamaulipas significa poner candados para que no se replique el Efecto Bronco, y con ello evitar la pérdida de la representación política y sus privilegios.

Para el senador Encinas Rodríguez es momento de trabajar intensamente para que el derecho de “votar y ser votado” como lo tutela la Constitución Política, sea una realidad que trascienda la manipulación de las cúpulas partidistas.