Inauguran seis “domus” restauradas en las ruinas de Pompeya

Inauguran seis “domus” restauradas en las ruinas de Pompeya

Pompeya. El primer ministro italiano, Matteo Renzi, inauguró seis “domus” o villas restauradas en las ruinas arqueológicas de Pompeya, la ciudad sepultada en el año 79 de nuestra era por la erupción del volcán Vesubio.

El premier presentó a los medios las obras reparadas como un éxito de su gobierno que no se rinde ante la decadencia y el declive económico.

“Somos la Italia que dice basta a las obras incompletas. Esta es la ocasión de decir que Italia está en grado de jugar con su potencia extraordinaria”, señaló.

Resaltó que la nación europea “tiene un patrimonio de belleza inmenso” y que “si dejamos de lamentarnos podemos regresar a ser el país que todo el mundo se espera”.

Por su parte, el ministro de Bienes Culturales, Dario Franceschini, dijo que las seis villas restauradas son fruto de un trabajo “importante y silencioso”, que permite demostrar al mundo que ha sido superada la temporada de derrumbes en el sitio arqueológico.

“Los reflectores del mundo están siempre encendidos sobre Pompeya, porque Pompeya es patrimonio de la humanidad. Pertenece a Italia pero también al mundo y el turista encuentra aquí un sitio moderno”, aseguró.

Las seis “domus” restauradas y que fueron reabiertas al público son la “Fullonica di Stephanus”, la “Casa del Criptoportico”, la “Casa di Paquius Proculus”, la “Casa del Sacerdos Amandus”, la “Casa di Fabius Amandio” y la “Casa dell’Efebo”.

El superintendente del sitio arqueológico, Massimo Osanna, explicó que esas seis villas fueron elegidas porque ofrecen una visión de la que era la vida en la ciudad romana poco antes de que la erupción del Vesubio la sepultó.

Confirmó que los trabajos de restauración costaron tres millones de euros (3.27 millones de dólares) dentro del presupuesto del llamado “Gran Proyecto Pompeya”, de salvaguarda de uno de los principales sitios arqueológicos del planeta.

Una de las villas más impresionantes es la domus del Efebo, cuyo propietario aparentemente compró, tras un terremoto del año 63, varias propiedades vecinas para realizar una gran mansión.

Las casas de Fabius Amandio y del Sacerdos Amndus eran, en cambio, más pequeñas y modestas, pero igualmente decoradas con frescos refinados y mosaicos que han sobrevivido durante dos milenios.

Según Osanna, la Casa del Criptoportico tuvo seguramente un gran prestigio en época augustea, con sus habitaciones decoradas con escenas de la Iliada y termas para el esparcimiento de sus dueños.

Por su parte, la Fullonica di Stephanus, descubierta en 1912, era un taller para el lavado y tratamiento de telas, con grandes tinas alimentadas por un flujo de agua ininterrumpido donde se realizaba el lavado y la pintura de los tejidos textiles.

“En una sociedad preindustrial como la de Pompeya un laboratorio de tintura tenía una gran importancia y podía influenciar las elecciones políticas”, dijo Osanna.

Señaló que la Casa di Proculo pertenecía a un panadero rico e influyente que eligió para el pavimento mosaicos refinados y para las paredes de la sala frescos de influencia egipcia.

Redescubierta en 1748 y declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1997, Pompeya tuvo en 2014 más de dos millones 600 mil visitantes, con lo que se confirmó como el segundo sitio con más turistas en Italia, sólo detrás del integrado por el Coliseo y el Foro Romano.