• Home »
  • México »
  • Panorama desalentador para 2016, producto de una deficiente política económica: Mario Delgado

Panorama desalentador para 2016, producto de una deficiente política económica: Mario Delgado

Panorama desalentador para 2016, producto de una deficiente política económica: Mario Delgado

Ciudad de México. Con el paquete económico 2016 el país no crecerá por lo que se vislumbra un panorama desalentador de la actividad económica pues el gobierno federal continúa por la misma ruta de una política económica basada en el endeudamiento, el uso ineficiente de los recursos, el descuido de la inversión pública y el abandono de su rol como promotor del crecimiento y el desarrollo, afirmó el senador Mario Delgado Carrillo.

“El clima económico adverso que se vive en todo el mundo no se toma en cuenta en el paquete económico para 2016 pues no impulsa el crecimiento y pone en riesgo la estabilidad económica por lo que sus resultados no pueden ser muy distintos a los últimos años, mayor pobreza y desigualdad”, afirmó el legislador.

Explicó que entre las situaciones que atizan el desaliento está el recorte de 21% en la inversión física de Pemex y de 15% en la de CFE.

Además de que el paquete aumenta el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público, y amplía la deuda pública hasta 47.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), lo que representa un incremento de más de 10 puntos en los últimos 3 años y que la ubica rebasando en 9 puntos lo planteado en el primer paquete económico de la actual administración Federal.

Esta conducta por parte del gobierno, dijo, pone en riesgo la estabilidad macroeconómica.

“Las finanzas públicas no son conducidas con pulcritud, muestra de ello es la existencia de un cada vez más grande déficit primario de 117 mil 822 millones de pesos, lo que implica que el gobierno federal se endeuda para pagar los intereses y continuar gastando de forma irresponsable”, dijo el senador Delgado.

En este mismo sentido, comentó que el gobierno federal se ha beneficiado al llevar de una forma sui generis la contabilidad de su déficit y prueba de ello es que tradicionalmente excluía los de Pemex y CFE con el fin de aislar esos recursos del resto del gobierno pero ahora lo modifican violando el propósito de esa práctica, para apropiarse, para su gasto creciente, del espacio de déficit que le pertenecía a estas empresas productivas del Estado.

El senador Delgado indicó que el gasto público es improductivo, que su valor agregado es prácticamente nulo pues favorece siempre el crecimiento del gasto corriente y disminuye al gasto de inversión a niveles aún menores del ya bajo 3.7% del PIB.

“El paquete económico aprobado continúa la trayectoria de bajar la inversión pública a los niveles no vistos desde el final de la Revolución Mexicana. La economía no puede crecer si el Estado no cumple su rol de generar la infraestructura, los servicios y bienes públicos que la población necesita”, sentenció.

Agregó que sin crecimiento es imposible generar los empleos de calidad que se necesitan para disminuir la pobreza y la desigualdad por ello seguirá pendiente el cumplimiento y la generación de empleos.

Otra característica de este gobierno, dijo, es su falta de transparencia pues aunque la “despetrolización” de las finanzas producida por la caída en el precio del petróleo se presume como un logro, lejos de compensarse por una mejor y más progresiva recaudación, se financia con un aumento en la gasolina lo que demuestra que nuevamente esperan obtener más a costa del consumidor.

Consideró que la falta de transparencia también se refleja en más de 17 mil millones de pesos en bolsas donde no se especifican sus orígenes y en la poca claridad con la que se trata al remanente de operación del Banco de México, sin garantizar que esos recursos sean empleados de forma discrecional. La transparencia tampoco está presente al  asumir los pasivos contingentes de Pemex y CFE, equivalentes a 10.5% del PIB sin registrarlos dentro de las mediciones pertinentes de deuda pública.

El paquete económico para 2016 no nos prepara para un clima económico internacional complicado, no impulsa el crecimiento y pone en riesgo la estabilidad económica, sus resultados no pueden ser muy distintos a los últimos años, mayor pobreza y desigualdad, concluyó el senador.