Pueblos Mágicos, opción turística mexiquense para temporada de invierno

Pueblos Mágicos, opción turística mexiquense para temporada de invierno

Ciudad de México. A unos cuantos kilómetros de la capital de la República y de los estados que conforman la Zona Metropolitana del Valle de México, nueve Pueblos Mágicos son parte de la oferta turística que el Estado de México pone a consideración de visitantes nacionales e internacionales.

Los Pueblos Mágicos, incluso después de ser absorbidos por la mancha urbana, siguen conservando su valor y herencia cultural a través de un patrimonio irremplazable, que cumple con los requisitos de permanencia que establecen los lineamientos generales para la incorporación y permanencia en el programa Pueblos Mágicos a nivel nacional, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 26 de septiembre de 2014.

“El Estado de México, ubicado en el corazón de la República, te espera con una interminable lista de sitios para conocer: escenarios naturales llenos de joyas arqueológicas y gente amable; pueblos que encantan con su historia y herencia civil y religiosa; espléndidas panorámicas con volcanes, bosques y lagos, o modernas e interesantes ciudades”, oferta el gobierno mexiquense en su página oficial de Internet.

El primer Pueblo Mágico es Tepotzotlán, el cual adquirió esa distinción en mayo de 2002 y entre sus principales atractivos está el Museo Nacional del Virreinato, ubicado dentro del Colegio de San Francisco Javier. Construido por religiosos jesuitas, es considerado una joya de la arquitectura barroca del siglo XVIII. Otro lugar para visitar son los Arcos del Sitio (o Acueducto de Xalpa), edificados a inicios del siglo XVIII por los frailes. Este atractivo se ubica a 23 kilómetros de Tepotzotlán por la carretera a Villa del Carbón.

En Tepotzotlán se pueden apreciar las tradicionales pastorelas que se realizan en temporada navideña en la Hostería del Convento y actualmente se hacen otras representaciones en diversos puntos de la cabecera municipal. Sin duda, la Plaza de las Artesanías, ubicada a un costado del ayuntamiento, debe ser imperdible. En ella se pueden apreciar y adquirir algunas piezas hechas en repujado metálico, barro en miniatura, imágenes religiosas de cera, cestos, prendas de vestir y figuras decorativas hechas en el barrio de La Luz.

El Parque Ecológico Xochitla es un excelente lugar para la recreación y el esparcimiento familiar, y se encuentra a cinco minutos del centro histórico. El acceso a este Pueblo Mágico no es complicado.

En automóvil se llega por la autopista México-Querétaro, 200 metros antes de la caseta de cobro está la desviación y en sólo cinco minutos se está en el centro de Tepotzotlán.

Si se desea llegar en autobús, los turistas pueden acudir a las líneas, una conocida como los “Lagartos”, cuya base está en la estación del Metro Cuatro Caminos, en la Ciudad de México, o Aurora-Cuautitlán y Anexas, con base en la estación del Metro Rosario, también de la capital del país.

Valle de Bravo es el segundo Pueblo Mágico. Su nombramiento fue el 2 de marzo de 2005 y entre sus atractivos está la presa Miguel Alemán, en la que se puede practicar esquí acuático, pesca, kayak, flyboard, veleo, parapente y ala Delta. La visita a El Cristo Negro es imperdible, el cual tiene su recinto en el santuario del Señor de Santa María, construcción que data de finales del siglo XVI.

Destacan las cascadas Velo de Novia y El Molino, atracciones turísticas naturales que complementan los deportes extremos y las actividades de naturaleza. En su mercado de artesanías y en el corredor comercial que desemboca en el jardín central del municipio se pueden adquirir extraordinarios trabajos artísticos y decorativos que van desde sencillas y creativas piezas, hasta obras de arte.

La accesibilidad a Valle de Bravo es también otro atractivo, puesto que en automóvil, desde la Ciudad de México, se llega por la autopista México–Toluca, tomando el libramiento a Zitácuaro a la altura de Lerma. Desde Toluca se debe salir por autopista Toluca–Palmillas y agarrar la desviación a Valle de Bravo, o bien, por la carretera libre, saliendo por calzada Pacífico.

En autobús, desde la Terminal Poniente de Observatorio en la Ciudad de México parten al menos cuatro líneas rumbo a Valle de Bravo. Este servicio también lo ofrece la Terminal de Autobuses de Toluca.

Malinalco, tercer Pueblo Mágico, obtuvo su nombramiento el 22 de octubre de 2010 y entre sus principales atractivos está el templo prehispánico de Cuauhtinchán, ubicado en el denominado Cerro de los Ídolos, ya que es el único templo monolítico del mundo occidental.

En este lugar se entrenaban y se les daba ordenación a los valerosos guerreros águila y jaguar de origen Azteca. Cuenta con el Museo Luis Mario Schneider, el cual alberga piezas arqueológicas de gran valor, así como la fascinante historia de este Pueblo Mágico.

En el lugar se incluye una importante colección de plantas medicinales de la región. La flora, fauna y orografía de Malinalco lo hacen un lugar excelente para el turismo de naturaleza y de aventura.

En sus montañas y valles se puede practicar rapel, tirolesa, recorridos en ríos abiertos, senderismo y campismo, disfrutando de los espléndidos paisajes que brinda su clima templado y húmedo. En la localidad se ofrecen piezas artesanales talladas en madera y su excepcional gastronomía de la que destaca la trucha estilo Malinalco, la iguana en caldillo, la rana y el ajolote en tamal, armadillo, conejo, jabalí y sus deliciosas nieves. Además, en Malinalco es posible hospedarse en bellos hoteles de gran calidad con servicios holísticos de relajación y spa, para la salud física y mental.

A este Pueblo Mágico se puede llegar en automóvil desde La Marquesa, donde se toma la carretera federal a Tenango y se sigue los señalamientos a Santiago Tianguistenco. Por la vía federal a Tenango se llega a Santa María y se sigue la carretera estatal hacia Ocuilan, de ahí son nueve kilómetros a Malinalco.

Desde Toluca se toma la carretera a Tenango y la desviación a Joquicingo. En autobús, por la línea Flecha Roja-Águila, con base en la Central de Autobuses Poniente, estación Metro Observatorio y Central de Autobuses de Toluca.

El Oro es otro Pueblo Mágico que obtuvo tal distinción en 23 de noviembre de 2011. Uno de sus principales atractivos es el palacio del ayuntamiento, el cual destaca por sus líneas y decoraciones estilo art nouveau. En su vestíbulo se puede admirar el mural que cuenta la historia de este enigmático pueblo minero. El Teatro Juárez, con su estilo neoclásico, es otra joya del siglo XVIII. Cuentan que en su escenario se presentaron artistas de la talla de María Conesa y el tenor Enrico Caruso, ya que en sus años de mayor esplendor este pueblo tuvo un carácter cosmopolita con la llegada de compañías mineras internacionales.

La presas Brockman y Victoria, rodeadas de hermosos bosques, ofrecen pesca deportiva y paseos en lancha, paseos a caballo y pernocta en cabañas. La estación del Ferrocarril y el Museo de la Minería muestran una colección de imágenes, artículos y documentos históricos invaluables para quien quiere conocer el origen, la historia y la vida de este Pueblo Mágico.

La mina denominada Socavón San Juan es uno de los sitios que se incorporaron recientemente a la lista de atractivos de El Oro. Se trata de un trayecto subterráneo de 900 metros en el que, además de vivir la experiencia de adentrarse en una mina, se pueden apreciar utensilios, herramientas y minerales propios del lugar y de la época. El entorno cultural Tiro Norte está compuesto por un antiguo tiro minero que fue rehabilitado en su totalidad y cuenta con un teatro al aire libre, áreas de recreo, un espacio de usos múltiples y restaurante.

La artesanía y la gastronomía de El Oro lo hacen un lugar para el deleite de los sentidos. Bellas piezas textiles de origen mazahua, cestos de ocoxal tejidos con hojas secas de pino. La famosa chiva, el mole de guajolote y las excelentes conservas son sólo algunas de las delicias que se pueden disfrutar.

Para llegar en automóvil desde la Ciudad de México hay que tomar la autopista a Toluca. A la altura de Lerma tomar el libramiento a Zitácuaro y entroncar con la autopista Toluca–Atlacomulco. Una vez en la entrada a Atlacomulco, agarrar la desviación a El Oro. En autobús, las líneas Caminante y Herradura de Plata, con base en la Central de Autobuses Poniente, estación del Metro Observatorio lo trasladan. También desde la Central de Autobuses de Toluca.

Metepec es uno más de los Pueblos Mágicos que adquirió tal emblema el 14 de septiembre de 2012 y entre sus atracciones figura la calidad de su alfarería de barro, la cual es reconocida a nivel internacional. Sus piezas más prestigiadas son los árboles de la vida, famosos por su complejidad y gran belleza. También la iglesia del Calvario, enclavada en el Cerro de los Magueyes, ofrece una magnífica vista del Valle de Toluca y del propio Metepec.

El Festival Quimera es ya un producto turístico que con sus actividades culturales, artísticas y recreativas de gran calidad, como música, teatro, cine y exposiciones artísticas, atrae a miles de paseantes y turistas de distintos puntos. La iglesia y exconvento de San Juan Bautista del siglo XVI muestran fachadas decoradas con una filigrana floral de gran belleza, y en el Museo del Barro se realizan exposiciones temporales de reconocidos artistas plásticos de talla internacional.

Cuenta con una exposición permanente con las piezas de barro más sorprendentes, galardonadas en concursos del más alto nivel. Para llegar a Metepec en automóvil desde la Ciudad de México se hace por la autopista a Toluca.

Se ingresa por Paseo Tollocan y se debe salir en Comonfort. Seguir por esta vía hasta el centro del Pueblo Mágico. En autobús se toman las líneas Caminante y Flecha Roja, con base en la Central de Autobuses Poniente, en la estación del Metro Observatorio.

Aculco obtuvo su nombramiento de Pueblo Mágico el 25 de septiembre de 2015 y su centro histórico forma parte del Camino Real de Tierra Adentro, que ha sido reconocido Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Con el apoyo de Fondo Nacional de Fomento al Turismo, ya se realiza la construcción del Museo Vivo del Camino Real de Tierra Adentro. En este Pueblo Mágico, Miguel Hidalgo y Costilla pernoctó la noche previa a la famosa Batalla de Aculco, el 7 de noviembre de 1810.

Los lavaderos públicos del municipio se han constituido como un atractivo turístico por lo bien conservados que se encuentran y por reflejar parte de la vida cotidiana del siglo XIX. Por su canal central aún fluye el agua cristalina.

El exconvento de San Jerónimo, cuya edificación dio inicio en 1540 a cargo de los frailes franciscanos y la parroquia del mismo nombre, la cual se construyó hacia 1674, cuentan con un bello estilo barroco novohispano.

La cascada de la Concepción está formada por prismas basálticos de más de 25 metros de altura que resultan ideales para practicar el rapel y la tirolesa. La hacienda de la Cofradía data del siglo XVIII y fue propiedad de la esposa de Francisco I. Madero. Se pueden visitar y admirar sus amplios jardines y su bella capilla que resguarda antiguos óleos de temas religiosos.

En lo que se refiere a gastronomía, Aculco es famoso por sus exquisitos quesos y demás productos lácteos artesanales (cremas, mantequilla y dulces de leche) de gran calidad, además de escamoles, carnitas, barbacoa, mole de olla, charales en salsa verde, entre muchos otros platillos.

Para llegar a Aculco en automóvil desde la Ciudad de México se toma la autopista México-Querétaro o el Circuito Mexiquense para llegar a Acambay, donde se agarra la carretera federal 55 hasta la desviación hacia Aculco, y en autobús, la línea Autovías, con base en la Central de Autobuses del Norte, estación del Metro Autobuses del Norte, lo llevan al lugar.

Ixtapan de la Sal fue nombrado Pueblo Mágico el 25 de septiembre de 2015 y la principal vocación de este destino es la de salud y bienestar, reconocido por sus aguas termales curativas, spas, así como tratamientos faciales y corporales para la relajación. Si bien es un sitio ideal para el descanso, ofrece también importantes atractivos recreativos para niños y adultos en sus modernos balnearios, clasificados entre los mejores de América Latina.

Las instalaciones de Plaza Maclovia y su Centro de Convenciones lo hacen un destino ideal para el desarrollo del turismo de convenciones, pues además cuenta con restaurantes y hoteles boutique del más alto nivel. La parroquia de la Asunción, edificación franciscana del siglo XVI, es otra sobria y elegante muestra del estilo plateresco que predominaba en la época.

Las recién rehabilitadas grutas de la Estrella, en el municipio vecino de Tonatico, Pueblo con Encanto, es un atractivo natural que no se puede dejar de visitar. Para los amantes de la aventura se puede realizar un emocionante recorrido por su río subterráneo, tras descender 25 metros a rapel. Como parte de sus atractivos, las grutas de la Estrella ha incorporado un Museo Interactivo con visores 3D que permiten a los paseantes que no pueden descender los 440 escalones hasta la gruta, apreciar y vivir la experiencia virtual de recorrer este atractivo natural. Las actividades de aventura y deportes extremos, como vuelo en parapente, rapel y tirolesa, complementan la oferta de atractivos de Ixtapan de la Sal.

Para llegar en automóvil a este lugar, que se encuentra a 112 kilómetros de la Ciudad de México, es necesario hacerlo por la autopista 15 México-Toluca. Desviarse por el libramiento a la altura de San Mateo Atenco y entroncar con la carretera Toluca-Tenango. Tomar la desviación a Ixtapan de la Sal. En autobús se puede llegar en la línea Autotransportes Águila, con base en la Central de Autobuses Poniente de Observatorio. En la Terminal de Autobuses de Toluca también se ofrece este servicio.

Villa del carbón obtuvo su categoría de Pueblo Mágico el 25 de septiembre de 2015 y dentro de sus principales atractivos turísticos está el Centro Vacacional Chinguirito, considerado un paraíso de recreo acuático, con albercas techadas y chapoteaderos, cabañas, restaurante y asadores, rodeado de montañas y bosques. También destaca el balneario Las Cascadas (en el Paraje San Rafael), que además de los atractivos acuáticos como albercas y toboganes, cuenta con zona de juegos infantiles, canchas deportivas y un lago artificial en donde se puede remar.

La presa Taxhimay, construida en 1934, hundió al Pueblo de San Luis Taxhimay y sobresale aun la emblemática torre de la iglesia que emerge de sus aguas. En este lugar se practica el esquí acuático, la pesca de trucha, carpa de Israel y escamuda. También se pueden rentar de lanchas y kayaks. En el centro del pueblo es posible admirar el templo parroquial de la virgen de la Peña de Francia. Su fachada cuenta con imágenes del siglo XVIII, de estilo clásico romano, mismas que fueron traídas desde Salamanca, España.

En lo que toca a su actividad artesanal, Villa del Carbón es reconocida por su excelente talabartería. En este lugar se producen bellas chamarras, zapatos, cinturones, bolsas y sillas de montar para la charrería de todo el país, entre muchos artículos más.

En automóvil se puede llegar a Villa del Carbón desde la Ciudad de México saliendo por Naucalpan hacia Atizapán de Zaragoza, cruzar Villa Nicolás Romero y subir por carretera federal 5 hacia Villa del Carbón. Asimismo, por la autopista México-Querétaro 57 más 200. Antes de la caseta de cobro está la desviación a Tepotzotlán y seguir por la carretera federal 2 hacia Villa del Carbón, o desde Toluca por la autopista a Atlacomulco 56, después de Ixtlahuaca tomar la desviación hacia San Bartolo Morelos y subir por la carretera federal 5 hasta Villa del Carbón. En autobús, las rutas estatales con base en la Central de Autobuses del Norte y servicio de transporte público, desde estaciones del Metro Politécnico, Toreo y El Rosario.

Teotihuacán y San Martín de las Pirámides obtuvieron su nombramiento de Pueblo Mágico el 25 de septiembre de 2015 y sus principales atractivos son que ambos municipios comparten la Zona Arqueológica de Teotihuacán, una de las más visitadas del mundo.

Con dos mil 100 años de antigüedad, fue la metrópoli más poblada de América, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1981. Las pirámides de la Luna y del Sol, la calzada de los Muertos, la Ciudadela y el templo de Quetzalcóatl, son sólo una muestra del gran esplendor de esta cultura que influenció a todas las tribus prehispánicas de mesoamérica.

El 25 de marzo de 2016 se abrió al público la experiencia nocturna en Teotihuacán. Se trata de un recorrido guiado de 500 metros por la calzada de los Muertos, cuyos edificios se iluminan cuidadosamente. Una audioguía programada en seis idiomas ofrece información reveladora de esta milenaria y enigmática cultura prehispánica. Al final del recorrido, que a la mitad del trayecto pasa frente a la pirámide de la Luna, se proyecta sobre la pirámide del Sol un impresionante video mapping que reseña, entre otros aspectos, el origen de esta magnífica civilización del mundo antiguo.

Los conjuntos residenciales de Tetitla, Atetelco, Tepaqntitla y La Ventilla son una muestra de los espléndidos murales de esta cultura y su avance arquitectónico, urbanístico y social. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) anunció un hallazgo en la plaza de la Luna, que consiste en fosas en cuyo interior se encuentran estelas lisas de piedra verde y conductos que marcan los rumbos del universo, así como una serie de horadaciones que contenían cantos de ríos. Se trata de un código simbólico que los antiguos teotihuacanos elaboraron en las primeras fases de la urbe, hace mil 900 años.

Está también el museo de los Murales Teotihuacanos Beatriz de la Fuente, el cual alberga una extensa colección de piezas arqueológicas, como piedra labrada, cerámica, obsidiana y, por supuesto, una gran cantidad de fragmentos de murales.

La gastronomía de origen prehispánico y virreinal de esta región es inigualable: escamoles, chinicuiles, gusanos de maguey, barbacoa de borrego, pulque, conservas y mermeladas de tuna, nopal, xoconostle y penca de maguey.

Por si fuese poco, en los municipios vecinos que conforman el Valle de Teotihuacán también se puede visitar: el exconvento Agustino de Acolman, (en Acolman); el ex convento de San Nicolás de Bari, en Oxtotipac, municipio de Otumba, y el acueducto del Padre Tembleque, en Nopaltepec, declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, el 5 de julio de 2015.

Para llegar a Teotihuacán y San Martín de las Pirámides desde la Ciudad de México se debe salir por Circuito Interior e Insurgentes Norte con dirección a Pachuca, tomar desviación por la autopista 132D Pirámides–Tulancingo, luego agarrar la desviación por la carretera México–Pirámides hasta la zona arqueológica. A fin de garantizar la seguridad y disfrute de los paseantes y en general de los habitantes del Estado de México, la titular de la Secretaría de Seguridad del Estado de México, Maribel Cervantes Guerrero, implementa operativos de seguridad en la zona.

Cervantes Guerrero invitó a la ciudadanía a reportar el abuso por parte de cualquier autoridad al número de emergencia 911 o de denuncia anónima 089. La Secretaría de Comunicaciones del gobierno del Estado de México informó que se mantiene atenta para que el tránsito por los más de cuatro mil 300 kilómetros de vías libres de peaje y las 10 autopistas estatales sea cómodo y seguro. Luis Limón Chávez, titular de la dependencia, invitó a la ciudadanía a que utilice la red de carreteras libres de peaje de la entidad con toda la confianza. También se garantiza el tránsito seguro por la red vial de altas especificaciones, conformada por 10 autopistas, por las que a diario circulan 700 mil vehículos aproximadamente, por medio de las cuales la entidad se comunica con los estados de Hidalgo, Querétaro, Michoacán, Guerrero, Morelos, Puebla, Tlaxcala, y la Ciudad de México.