Robert Plant en el “Vive Ladino”: la leyenda está viva

Robert Plant en el “Vive Ladino”: la leyenda está viva

Ricardo Palacios @mexicoenlared

La leyenda del rock está viva y la noche de este viernes 13 de marzo de 2015 selló, en sobre lacrado, la esencia del arte en su voz a sus más de 70 años de edad.

Desde noviembre del año anterior, cuando se anunció a Robert Plant en el cartel del “Vive Ladino”, se supo, o por lo menos se sospechó, que sería la figura de este encuentro musical, que después de tantos años de autodenominarse como el festival más importante del mundo latino, en realidad transitaba de lo mediocre a lo populachero, pero esta vez llegó a lo sublime.

Pasadas de las once de la noche hizo acto de presencia “el viejito”, precedido por un audio blusero en el escenario principal del Foro Sol, que en sus dos pantallitas “gigantes” proyectaba escenas de ediciones anteriores de esta “gran comilona” de “música para jóvenes” que nada tenía que ver con lo que estaba por venir.

 

Era el preámbulo para que Plant, la voz de Led Zeppelin, el otrora icono de la sensualidad, sexualidad, elegancia, desparpajo, irreverencia y excesos, llegara a un inmueble que había sido parcialmente desalojado por muchos chavos que se retiraron después de haber oído, que no escuchado, a Interpol, lo que dio lugar para que algunos afortunados estuviéramos más cerca de la leyenda.

Una guitarra acústica con tintes flamencorroqueros, pulsada por otro virtuoso septuagenario, dio paso al primer, y quizá único y verdadero, rockstar de la historia. Acordes de folk español, inglés y quizá de Flandes o hasta escoceses o irlandeses dieron entrada a LA VOZ, esa que todos, o casi todos, ahí conocían o alguna vez habían escuchado, otros tenían noción sólo por referencias y algunos más “ni puta idea”.

Robert Plant empezó a cantar y la música se hizo. El estilo heave folk progresivo, metal light, o como quieran llamarle, cautivó a los presentes, que, salvo algunas excepciones, los mayores andaban por ahí de los cuarentaytantos. Los demás eran treintañeros y unas cantas chavitas que se enamoraron del “ruquito”.

El ídolo habló en español desde el momento en que se presentó. No eran frases aprendidas, pero tampoco hiló más de dos o tres ideas en cada vez que lo intentó. Buscó al perro. Preguntó ¿dónde está el perro?, y enseguida ofreció una versión de “Black Dog”, que todos los que se quedaron en el Foro Sol cantaron al unísono y corearon.

Luego se refirió al delta del Misisipi (así, en español) y cantó, sí, cantó blues. Dos rolas después lo volvió a hacer y de manera magistral. “Rock and Roll” no podía faltar y también la recreó, “Mucho Amor” simplemente dejó que fuera coreada por la concurrencia, que entregada a la “verdad” del arreglo siguió los acordes y los “nuevos” tiempos e hizo su propia versión.

Faltaron muchas rolas, por supuesto, sólo estuvo en el escenario una hora, pero fue suficiente para dejar una huella indeleble en los oídos de los que tuvieron la fortuna de escuchar a la leyenda.

Al final no faltó el reclamo de algunos compañeros de los medios de la urgente reunión Led Zeppelin (Plant y Page), pero esas son solo “eculubraciones”, como digo yo. La de esta noche viernes 13 de marzo, fue un encuentro con la leyenda y su nombre es Robert Plant. Salúd y mucho rock por delante.

 

VER VIDEO “Mucho Amor”: http://youtu.be/LkbkjMl36Jk

VER VIDEO “Rock and Roll”: http://youtu.be/dYqdSytt7QU

VER VIDEO Blues 1: http://youtu.be/NYsPqXfNr9A

VER VIDEO Blues 2 http://youtu.be/XNvwOiHjwPI