• Home »
  • Principales »
  • Con un recital histórico, celebraron el Rock Urbano Sinfónico en el Teatro Metropólitan

Con un recital histórico, celebraron el Rock Urbano Sinfónico en el Teatro Metropólitan

Con un recital histórico, celebraron el Rock Urbano Sinfónico en el Teatro Metropólitan

Como parte de una iniciativa emprendida de parte de la promotora Alto Nivel para llevar a un recinto que se merece el rock urbano, se llevó a cabo en el Teatro Metropólitan una retrospectiva por las mejores canciones de rock urbano de la historia en voz de sus creadores, en una noche que no tiene precedente y en la cual primó la nostalgia y el buen gusto. El público que desde temprana hora abarrotó el inmueble se rindió de principio a fin frente a más de cuatro horas de concierto en el cual desfilaron los mejores éxitos del género con un desfile inédito que los privilegiados testigos hicieron suyos. Hubo de todo, desde homenajes a figuras clave en la historia del género que ya no están, hasta posicionamientos políticos, pero en todo caso privó la orgullosa premisa de ver cómo el rock urbano largamente despreciado y condenado a la periferia de la ciudad regresaba por todo lo alto a un lugar que ofreció las mejores condiciones para ejecutar un vendaval sonoro cuidadosamente seleccionado.

Con una sobria producción que fue digna para todos los ejecutantes, Rock Urbano Sinfónico cumplió con creces su primera evaluación gracias al buen accionar  de gente consagrada como David Lerma de Banda Bostik, Toño Lira de Liranroll, Paco Tex de Tex Tex, Gonzalo Olvera de Interpuesto, Armando Palomas, Duan Marie de Anabantha, Alberto Pimentel de Leprosy, Carlos Alanís que trajo a todos sus Next, Antolín de 3 Vallejo, Alfredo Rayo de California Blues, Arturo Huízar de Luzbel, Aurelio de Hazel, Moy de Sam Sam, Heavy Nopal y muchos más en un evento que fué conducido en su totalidad por integrantes del programa Presta de la emisora Reactor y respaldados por la Gran Orqueska Internacional y un ensamble sinfónico que supo dar una nueva vertiente a cada uno de los clásicos que sonaron en esta gran noche. Porque eso fué, un acto de amor a un género alejado de reflectores mediáticos pero no del público, que gozó todo.

Desde los primeros temas y con el ingreso de Heavy Nopal al escenario tras un par de canciones que la orquesta ejecutó a manera de preámbulo, estaba claro que el evento era algo completamente diferente a lo que se había visto antes con artistas en este formato. Temas como “No tengo tiempo” en homenaje a Rockdrigo González o “Con estas flores” anticipaban que la cosa iba en serio para ellos, que arrancaron el set por todo lo alto. Duan Marie hizo lo propio evocando a su banda Anabantha con “Deja Vu”, al igual que Arturo Huizár de Luzbel, llevando al público al paroxismo cuando sonó “Por piedad”. Cuando Antolín de 3 Vallejo hizo acto de presencia para hacer suyo el escenario con “Loco” (ése genial cover a los Auténticos Decadentes) la gente celebró con todo el gesto, lo mismo cuando un poco más adelante Next subió para interpretar “Debes Morir”, durante la cual Carlos Alanís, su frontman de toda la vida se dio un momento para recordar a sus padres, señalando que fué precisamente en estas fechas cuando los perdió. El público lo arropó con aplausos en todo su discurso.

 “Amor ajeno” de Sam Sam y “Ahora que vivo sin ti” junto a “Hoy que no estás conmigo” de California Blues lograron transportar a la audiencia a la nostalgia, mientras que Ricardo Ochoa de Peace and Love hacía suyo el escenario con “No huyas de mí”, una de las mejores etapas de Kenny y los Eléctricos de la que justamente fué protagonista. “Una mona para el olvido”, “Detalles” y “La lata amarilla” fueron los temas con los cuales Hazel cedió el escenario para que Vampiro Jr, heredero de la leyenda llamada Sur 16 interpretara “Bellos recuerdos” y “En dos”. Alberto Pimentel de Leprosy por su parte invitó a cantar a Kotardo (alguna vez parte de Sekta Core y que está próximo a terminar de grabar su nuevo disco) la canción “Killers”, al tiempo que también sonaba una enorme versión de su clásico “Infierno de Dante” que recordó su paso por Transmetal, en el que fué uno de los discos más grandes del metal mexicano.

Armando Palomas hizo con “La novia” y “Canción del mutilado” una demostración de fuerza y calidad que el público ovacionó. Pero la locura apenas venía en camino. Paco Tex de Tex Tex hizo dos de los que tal vez sean los más grandes éxitos de su banda como son “Toque mágico” y “Te vas a acordar de mí”, con un reiterado mensaje hacia su hermano Lalo Tex recientemente fallecido. Gonzalo Olvera de Interpuesto junto a Duan Marie hizo una interpretación fantástica de “Volveré” y junto a Los de Abajo intrepretó “Quién te cantará”, uno de los grandes momentos de la noche. Pero venía aún lo mejor.

David Lerma mejor conocido como “Guadaña” haría el que tal vez sea el mejor momento de la noche. Enfundado en un tocado apache y con la bandera de México en la mano interpretó en primer lugar “Tlatelolco”, ése himno a los estudiantes masacrados en la Plaza de las Tres Culturas, para luego arremeter con una diatriba disidente con “Abran esa puerta” y cerrar con un homenaje a los inmigrantes con “Viajero”, cada uno de ésos temas recibidos por la gente con locura desbordante, con el teatro a punto de caerse. Por supuesto, insurrecto como es el “Guadaña”, no faltaron múltiples loas y mentadas de madre contra el gobierno, siendo el único artista de todos los de esta noche que hizo de su set algo eminentemente político. “Perdedor” (un hit de su paso con Blues Boys) fué el primer tema que Toño Lira sacó en escena con el cual nadie, literalmente, se quedó sin cantar, seguido de “Cuarto para las dos” y “María”, que dejaron afónicos a los asistentes. Por último, la versión “We are the champions” de Queen cerró las más de cuatro horas de concierto con todos los artistas sobre el escenario en una fiesta que dejó satisfecha a toda la audiencia. Como en los mejores tiempos y aludiendo a la nostalgia, esta primer muestra de Rock Urbano Sinfónico interpretado por las bandas más representativas del llamado rock urbano nacional han marcado un antes y un después en la historia del género, dejando patente su deseo por trascender con su música ahora bajo el formato sinfónico, sin dejar de lado su propuesta social y reiterando su compromiso de seguir presentes y en la lucha tocada tras tocada, asumiendo su papel de verdaderos héroes incombustibles del rock nacional.