• Home »
  • México »
  • Corrupción, empresas fantasma y lavado de dinero persiguen a Anaya y Meade

Corrupción, empresas fantasma y lavado de dinero persiguen a Anaya y Meade

Corrupción, empresas fantasma y lavado de dinero persiguen a Anaya y Meade

Ciudad de México. Los candidatos Ricardo Anaya, de la coalición “Por México al Frente” y José Antonio Meade de “Todos por México” están envueltos en acusaciones de corrupción, valerse de empresas fantasma y lavado de dinero.

Anaya ha sido acusado desde noviembre de 2017 de realizar transacciones “dudosas y oscuras” mediante operaciones inmobiliarias en Querétaro con empresas fantasma.

En tanto, de acuerdo con informes oficiales de la Auditoría Superior de la Federación, durante la gestión de José Antonio Meade en la Secretaría de Desarrollo Social se desviaron más de 500 millones de pesos hacia empresas fantasma, en una compleja triangulación de recursos que utilizó a universidades públicas a fin de evadir las licitaciones que la ley exige.

El vocero de la campaña presidencial de la coalición Todos por México, Javier Lozano Alarcón, difundió un vídeo en redes sociales en el que explica tres datos que exhiben “las mentiras” de Ricardo Anaya Cortés en el caso sobre lavado de dinero del que presuntamente es partícipe y beneficiario.

El senador explicó que el candidato presidencial panista dice que quien firma a nombre de Manhattan Masterplan Development la compraventa de su nave industrial en Querétaro es el señor Juan Carlos Reyes, lo que es falso porque de acuerdo con la escritura pública el verdadero firmante es Luis Eduardo López López, que a decir de los involucrados en caso es el chofer de Manuel Barreiro, amigo personal de Ricardo Anaya.

Por su parte, integrantes de Por México al Frente señalaron que Meade firmó y pagó diversos contratos, como es el caso del de la Universidad Autónoma de Zacatecas, señalado por la Auditoría Superior de la Federación por sus múltiples irregularidades”.

 

“José Antonio Meade Kuribreña no solamente fue tapadera de la corrupción desmedida de este gobierno, sino que también fue cómplice de desvíos que seguramente fueron a parar a las campañas electorales del PRI”.

Ambos escándalos deben ser aclarados ampliamente por las autoridades y sobre todo, de ser comprobados los ilícitos, aplicar castigos ejemplares que incluyan la devolución del dinero desviado o malhabido y de prisión, en caso que lo amerite.