López Obrador difiere en diagnóstico de FMI de aumentar impuestos

López Obrador difiere en diagnóstico de FMI de aumentar impuestos
  • Omite combate a corrupción, aporte del modelo económico mexicano, asegura

El presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que si bien coincide con el diagnóstico del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el bajo crecimiento de la economía mundial y su impacto en México, no así con aumentar impuestos ni en modificar el plan de negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex).

En su conferencia de prensa de este jueves, manifestó que el crecimiento de la economía mundial se prevé en tres por ciento, afectado por la política arancelaria entre Estados Unidos y China, así como una influencia de la elección de Estados Unidos.

“Ese diagnóstico del Fondo Monetario Internacional tiene bastante de cierto; no coincidimos en algunas cosas, pero es demostrable que está bajando el crecimiento de la economía mundial”, expresó el mandatario.

López Obrador explicó que en México se están dando reacomodos a nivel interno, ante la transformación impulsada por su gobierno, lo que lleva a cierta cautela con uno de los sectores del crecimiento, pero no en todo el espectro.

De los cuatro sectores sólo uno no ha terminado de arrancar. El que ya lo hizo fue el de la economía popular, incluidas las remesas, lo que ha permitido que no haya crisis de consumo. Un segundo motor, el de proyectos estratégicos, está arrancando, detalló.

El tercer motor, el de la inversión privada nacional, es el que no enciende, por lo que de ahí su interés de llegar a un acuerdo para desarrollar el plan de infraestructura.

No obstante, el Ejecutivo federal destacó su optimismo de echar a andar ese sector, y que haya negocios con ganancias razonables, no atracos, lo cual -dijo- lleva tiempo y un cambio de mentalidad.

En cuanto al cuarto motor, el de inversión extranjera, sostuvo que funciona muy bien, por lo que confió en que se apruebe el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y se reactive la economía nacional.

Además, respecto a la postura del FMI para que México revise el plan de negocios de Pemex, el presidente López Obrador dijo que no está de acuerdo, puesto que no hay corrupción, se produce más y la administración es eficiente.

El FMI, consideró, no tiene toda la información, por lo que “no debería decir que está mal el plan de negocios de Pemex”.

En ese tenor, adelantó que en breve, con estadísticas, mostrará “quién es quién” en materia de protección, inversión, exploración y producción de petróleo de 107 empresas que tienen esta posibilidad.

En el mismo sentido, López Obrador se pronunció en contra de la sugerencia del organismo internacional de aumentar impuestos para enfrentar una eventual caída de ingresos del gobierno.

Para el mandatario no hace falta aumentarlos, ya que advirtió que en las variables que utiliza el FMI para su análisis no se incluye como factor el combate a la corrupción, lo que a su juicio es un aporte del modelo de política económica mexicana.