Réplica del Toro Colosal con alas asirio se instala en la Plaza de Trafalgar

Réplica del Toro Colosal con alas asirio se instala en la Plaza de Trafalgar
  • Su creador busca hacer una denuncia política de la destrucción irreparable de arte en Irak y Siria

 

Londres. La Plaza de Trafalgar, en el centro de Londres, alberga una réplica, realizada por el artista estadunidense Michael Rakowitz, de la escultura del toro con alas o “Lamassu”, cuya figura original era del año 700 antes de Cristo, pero que fue destruida en 2015.

La pieza es una reproducción de las muchas obras destruidas por el grupo extremista Estado Islámico (EI) en Irak en 2015.

La escultura, que tiene cuerpo de toro, alas de águila y cabeza de hombre, es un icono de la civilización asiria que resguardaba la Puerta de Nergal de la antigua ciudad de Nínive, hoy Mosul, en el norte de Irak.

Desde que inició la guerra de Irak en 2003 han sido destruidas o robadas cientos de piezas arqueológicas del Museo de Mosul y de sitios históricos de la antigua civilización asiria.

Rakowitz, un artista de origen iraquí, visitó Londres para revelar la pieza que busca hacer una denuncia política de la destrucción irreparable de arte en Irak y Siria, donde cada día son desplazadas cientos de personas.

“Este trabajo es develado en la Plaza de Trafalgar en momentos en que presenciamos la migración masiva de Irak y Siria. Veo esta obra como un fantasma del original y un referente de las vidas humanas que no se pueden reconstruir”, aseguró Rakowitz.

La escultura fue creada con más de 10 mil latas vacías de dátiles en almíbar de la otrora próspera industria de este fruto dulce.

Rakowitz señaló que a finales de la década de 1970, Irak contaba con 30 millones de árboles de dátiles y en 2003 sólo quedaban tres millones.

La réplica del toro con alas tiene las mismas dimensiones que el original de 4.5 metros de alto, por 1.6 metros de profundidad y un peso de seis mil kilos.

El artista, que reside en Chicago, trabaja desde hace una década en un proyecto para recrear siete mil objetos arqueológicos vandalizados por el Estado Islámico en Irak.

En un día lluvioso, el alcalde de Londres Sadiq Khan y Rakowitz inauguraron la pieza que se ubica a unos pasos de la famosa columna del héroe nacional inglés, almirante Horacio Nelson.

Desde hace 20 años, el cuarto pedestal de la Plaza de Trafalgar es asignado a un artista contemporáneo que expone su pieza cerca de los cuatro leones que resguardan la columna de Nelson.

La nueva pieza lleva por título “El enemigo invisible no debe existir”, es parte del proyecto de arte público más popular de Reino Unido y sustituye a un dedo pulgar de siete metros de altura.

La escultura está a la vista de cinco millones de personas que visitan la plaza cada año.