UPN en México en la Red: Inconciencia sobre el Covid

Share

Mariana Shaeda Jove Sánchez

 

Durante las vacaciones fui a visitar a mi mamá al estado de Guanajuato. Ella vive cerca de algunas rancherías en el municipio de San José Iturbide.

Su casa está dentro de un fraccionamiento en el cuál las casas están pegadas unas de otras.

Durante mi estancia ahí, una noche fueron a buscar a mi mamá. Ella y yo salimos de inmediato, pero con precaución, pues debido a la hora se nos hizo muy extraño que alguien llamara a la puerta. Cuando abrimos para ver quién era, había una señora (su vecina) que vivía justo enfrente de la casa de mi madre.

La señora desesperada, le decía a mi mamá que necesitaba ayuda. La señora de a lado de su casa había fallecido hace poco y no podían contactar al 911 para que los auxiliara.

Mi mamá al ver su desesperación decidió ayudarla y comenzó a llamar al 911. Le respondieron inmediatamente y al comenzar a explicar la situación y dar las direcciones, el joven que la atendía le dijo que ya había un reporte de esta situación y que él no podía hacer nada, ya que la señora había fallecido de Covid, así que ahí termino la llamada.

Su vecina había estado entrando y saliendo todo el día de la casa de la persona fallecida, incluso aún después de que falleció, seguía entrando y saliendo, tocando a la persona y sin protección alguna, y de la misma manera, fue a buscar a mi mamá, sin ninguna protección.

En cuanto nos enteramos de lo sucedido, nos distanciamos de la señora y mi mamá comenzó a decirle que nadie podía ayudarlos, que llevaran a la señora con su médico para que confirmara el fallecimiento.

Con esto podemos ver que incluso después de más de un año de pandemia, de miles de personas muertas, enfermas y con secuelas y después de tanto tiempo en confinamiento, hay muchas personas que siguen sin ver la magnitud de esta enfermedad y lo fácil que es su transmisión.

Seguimos viendo gente inconsciente, gente que no hace nada por cuidarse ni por cuidar a los demás, gente que no le importa su salud ni la de su familia. Personas que como esta señora, hay muchísimas más y es por ello que esta enfermedad no para ni un poco y después es tan fácil culpar a todos los demás antes de ver que también es nuestra culpa el hecho de que siga habiendo miles de contagios todos los días.

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: