Bosque de Tláhuac empieza a recuperar el lago desecado por sismos de 2012 y 2017

Share

Tres cuerpos de agua comienzan a devolver al Bosque de Tláhuac el atractivo que le dio el lago artificial a más de cinco años de que se secó por completo a consecuencia de las grietas que se formaron con los sismos de 2012 y 2017.
Luego de ocho meses de iniciados los trabajos para la rehabilitación del bosque, trabajadores plantan junco en las orillas y al centro de uno de los estanques para formar una isla vegetal, en tanto maquinaria pesada acondiciona el lecho de un embalse de mayores dimensiones.
El lago se comenzó a desecar hace 11 años tras el sismo de 7.8 grados que sacudió la ciudad en marzo de 2012, al formarse seis grietas por las que se filtró el agua; se intentó recuperar, pero terminó de secarse con el siguiente temblor de 8.2 grados, en septiembre de 2017.
La alcaldía informó que los fines de semana visitan el bosque entre 5 mil y 6 mil personas, y en esta temporada de vacaciones se tuvo un aforo de más de 10 mil visitantes. Tiene una superficie de 34.4 hectáreas, de las que 9.5 eran ocupadas por el lago.

Comments are closed.